Ideario

Ideario del Colegio Madrid.

ELMARMAREL ESCUELAS, S.L.
Proyecto pedagógico del COLEGIO MADRID

El Colegio Madrid es una institución mixta, laica y privada con todas las etapas educativas: Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato distribuidas en tres sedes. Infantil en la Avenida del Comandante Franco, 8 en el Distrito de Chamartín, mientras que el el Distrito de Ciudad Lineal se encuentran las otras dos. Primaria en la Calle Arturo Soria, 147 y Secundaria y Bachillerato en la calle Mesena, 101.

En esta institución prima, en un equilibrio entre tradición e innovación, lo que son principios sólidos y sustanciales de la educación: sosiego, esfuerzo, reflexión, espíritu crítico, voluntad de aprender, memoria… Tratamos de inculcar al alumno, por encima de todo, una actitud responsable ante su propio aprendizaje y un respeto hacia sí mismo y hacia los demás.

El Deporte. Dentro de esta intención permanentemente activa y participativa del alumno en su propio aprendizaje, el Colegio le otorga una importancia al deporte como faceta fundamental del desarrollo de la persona. Especialmente a aquellos deportes de equipo en los que el niño aprende a valorar el esfuerzo, a respetar las normas y al otro, a saber ganar y perder, a competir, a adaptarse con flexibilidad a las distintas situaciones, y todo desde el disfrute.

Humanidades, Ciencias y Artes se tratan también con igual cuidado, entendiéndolas como materias esenciales y complementarias en la formación de la Persona. También las nuevas tecnologías y los idiomas son herramientas cotidianas de las que el niño se vale en su aprendizaje, y que, formando ya parte de su realidad, le ayudan a comunicarse e investigar, sintiéndose ciudadano del mundo.

En cuanto a las Ciencias, y como parte de una filosofía general del aprendizaje, que favorezca la cooperación y promueva la capacidad investigadora, trabajamos para que los alumnos mayores, como científicos expertos, inicien a los pequeños en el descubrimiento de la Ciencia en general y de los experimentos y el conocimiento científico en particular. Un huerto y
el entorno más inmediato, nos permiten empezar ese trabajo, y aprender de manera práctica y tangible, la importancia del estudio profundo de la Naturaleza y del respeto a nuestro medio ambiente, del que dependemos y somos a la vez responsables.

Para las matemáticas, entre otras herramientas, nos valemos del sistema Smartick. Es un método de enseñanza que, desde distintas actividades y juegos, como por ejemplo la programación, el ajedrez, las series, ayuda al niño a desarrollar la atención, la memoria, la comprensión lectora, la lógica y el razonamiento matemático a su propio ritmo y respetando su madurez, de tal manera que se evita la frustración, manteniendo el deseo de aprender e intervenir. Este programa, detecta las posibles dificultades del alumno (de atención, cognitivas, visuales, etc…) para poder atenderlas de forma individual y subsanarlas antes de que le afecten en el desarrollo de esa destreza.

Como nos ha enseñado la Historia y nos confirman las últimas investigaciones y estudios en neurociencia, a la hora de afrontar cualquier aprendizaje, tenemos que tener en cuenta la plasticidad del cerebro para facilitar la creatividad. El Arte

en todas sus facetas: plástica, música, teatro, cine, etc. forma parte de un bagaje importantísimo en la formación y desarrollo del ser humano.

El teatro en concreto, es un medio idóneo para trabajar distintas facetas. Desde el juego simbólico en un primer momento, hasta la expresión escénica en uno posterior, sirve como recurso para aprender a valorar las cualidades individuales y su importancia para el funcionamiento del grupo. Esta actividad ayuda a desarrollar la creatividad, la expresión artística, el lenguaje, la capacidad de escucha, la memoria y otras habilidades técnicas. La colaboración dá lugar a un aprendizaje cooperativo en el que el aporte individual es esencial como pieza de un engranaje que favorece el conocimiento del otro y el respeto a la diversidad.

Los medios audiovisuales, parte esencial de nuestra cultura, sirven también de vehículo de aprendizaje, en sus distintos formatos y usando una tecnología que al niño le es muy familiar, se enseña a expresarse mediante la imagen, aprendiendo a comprender su código y a revisarlo de forma crítica y analítica, haciendo especial hincapié en el Proyecto de Cine, orientado a trabajar tanto valores como la capacidad de debatir profundizando en la educación de la mirada.

Como ya hemos dicho al hablar de los idiomas, al alumno se le ofrece la oportunidad de aprender desde su propia vivencia y tomar conciencia de que forma parte de un mundo diverso en el que por supuesto el inglés, pero también otras lenguas están muy presentes y deben abordarse con eficacia y naturalidad. En esta línea contamos con la colaboración del Instituto Internacional de Boston, que un día a la semana, dirige las actividades de los alumnos durante toda la jornada: “The American Friday”

Los intercambios, dentro de esta intención de apertura de miras, son también un aspecto fundamental, no sólo a la hora de dar sentido al idioma como herramienta útil, sino a la de ofrecer al alumno una posibilidad de perspectiva de su propia realidad y un entrenamiento para su autonomía, que le será imprescindible en un futuro. Así mismo los intercambios de profesores permiten ofrecer tanto a nuestros docentes como a los alumnos, otras realidades de las que aprender y en las que enseñar.

En resumen el Colegio pretende transmitir a los alumnos la autonomía, el gusto por el saber, la capacidad de investigar, afirmar y cuestionar, la responsabilidad en su propio aprendizaje, el respeto por sí mismos y por la diferencia, el valor del diálogo y la palabra y la certeza de que cada uno son y serán parte imprescindible en la construcción del todo.